¿Te consideras una persona creativa? ¿Puede ser igual de creativo un genio matemático que un genio de la pintura? ¿Crees que Einstein era creativo? ¿Y Ferrán Adrià? ¿Qué tipo de creatividad predomina en cada persona? En este post vamos a explicar cuántos tipos diferentes de creatividad existen.

Un conocido profesor experto en psicología en la Universidad de Chicago, Mihaly Csikszentmihalyi, estudioso de la felicidad, creatividad y el bienestar; analizó durante cinco años 90 personalidades. ¿Sabes cuál fue su conclusión? Muy fácil: cualquier persona puede ser creativa. Además, también identificó la existencia de diferentes tipos de creatividad.

“La creatividad no se produce dentro de la cabeza de las personas, sino en la interacción entre los pensamientos de una persona y un contexto sociocultural”.

¿Cuántos tipos de creatividad existen?

Existen diferentes estudios que han analizado los diferentes tipos de creatividad ofreciendo diversas posibles clasificaciones. Todos ellos bajo el prisma de estudio de la psicología. Te detallamos algunos de ellos.

Tipologías creativas según el reconocido psicólogo Maslow

  • Creatividad primaria: se caracteriza por lo espontáneo y lo improvisado. Es una cualidad innata y específica de cada persona.
  • Creatividad secundaria: proceso en el que interviene la disciplina y el entrenamiento personal. La creación se desarrolla de forma controlada tras un ejercicio previo de preparación.

Las cinco áreas creativas de Jeff DeGraff

  • Creatividad mimética

Imitar a partir de algo existente. Quizás puede sonar a no-creativo / «copy-paste«; pero hay que verlo desde otro prisma. La imitación es una de las maneras más primitivas de creación. Reformular ideas ya existentes, o aplicar principios de un ámbito a otras especialidades, puede traducirse en una reformulación más que creativa. Para nuestro equipo, por ejemplo, resulta fundamental la toma de referencias previa en cualquier proyecto de branding.

  • Creatividad analógica

El «clic» creativo se enciende cuando comparamos dos dimensiones. Las analogías nos posibilitan pensar fuera de nuestra lógica habitual y, ¡tachán! Se traducen en nuevas ideas. Comparar nuestra marca, o idea de negocio, con la competencia nos aporta conclusiones más que importantes (aunque sea para saber lo que no tenemos que hacer).

  • Creatividad bisociativa

9.30h de un martes. Equipo creativo reunido para empezar a trabajar el concepto de un nuevo proyecto. Tormenta de ideas. «Disparamos» de forma intuitiva generando nuevos posibles conceptos y conexiones, y, de repente, aparece la idea maestra; lo que se conoce como «momentos eureka». La creatividad bisociativa se basa en la fluidez partiendo de la diversidad de ideas. Reubicamos pinceladas de otros ámbitos, hay un flujo de concepto constante y, ¡chas! ¡Nuevas grandes ideas!

  • Creatividad narrativa

¿No tienes en tu oficina el típico compañero con la capacidad de crear buenas historias de la nada? Nosotros si. Este tipo de creatividad es, básicamente, la manera en la que somos capaces de narrar de forma coherente, cronológica y atractiva.

  • Creatividad intuitiva

Es un canal creativo muy muy válido, pero requiere abstraerse y no es fácil de conseguir, pues va a requerir un estado casi de «mente en blanco». Nuestro objetivo será crear un estado de conciencia en el que las ideas empiecen a fluir de forma natural, pero que se originen sin tener en cuenta conocimientos preexistentes. Este tipo de creatividad no tiene límites. Una clase de yoga o meditación previa serán más que bienvenidas para ayudar a la purificación mental.

Joy P. Guilford, una clasificación muy interesante sobre los diversos tipos de creatividad 

  • Creatividad filogenética: se refiere a la creatividad característica de cada persona de forma individual en el momento actual. Sin tener en cuenta la genética ni la experiencia.
  • Creatividad potencial: es aquella que una persona puede llegar a desarrollar. Aquí los genes y el entorno son fundamentales.
  • Creatividad cinética: se manifiesta en el transcurso del proceso creativo. Por ejemplo, mientras pintamos o escribimos surgen nuevas ideas.
  • Creatividad fáctica: es la que se percibe tras el proceso de creación. El resultado o la expresión del proceso.

 

En definitiva, nacemos con predisposición hacia un ámbito creativo u otro, peeeero todo puede trabajarse.

Y lo más interesante: la creatividad se enriquece en el propio proceso creativo.

En nuestro equipo confiamos en que una fase previa de inmersión (con cada cliente) y un buen brainstorming, contando con perfiles de varias disciplinas (diseño, comunicación, marketing…), mejora en gran medida nuestra competencia y, en consecuencia, el resultado de nuestro trabajo.

En waka trabajamos la creatividad desde cualquiera de nuestros departamentos: branding, diseño web, vídeo, marketing… Nos divierte, motiva y forma parte del ADN de nuestra marca. Nuestro eje central es la creatividad estratégica: combinar ideas creativas con un enfoque estratégico. Este mix, compaginado con la pasión por nuestro trabajo, es lo que asegura un buen producto y clientes satisfechos 😉

«Deja de pensar, empieza a sentir». Es una de las 10 claves para aumentar la creatividad que nos da John Hegarty (socio fundador de la agencia Bartle Bogle Hegarty, BBH) en su libro «Hegarty on Creativity». Pues eso. Deja de pensar y empieza a sentir.