En waka somos conscientes de lo difícil que puede resultar encontrar trabajo en el sector del diseño gráfico, sobre todo si no tienes un perfil muy experimentado acompañado de trabajos que lo avalen.

Bien es cierto que gracias a nuestro posicionamiento en buscadores recibimos multitud de propuestas de personas que quieren trabajar en waka. De entre estas propuestas, algunas están evidentemente más elaboradas que otras. Vemos que en muchos casos es necesario darle un repaso.

Por eso hemos decidido dar unas pequeñas pinceladas de lo que pensamos que debería transmitir un portfolio para conseguir trabajar en una agencia de publicidad, en un estudio de diseño, o donde creas que puede encajar mejor tu trabajo.

Busca lo que mejor se adapte a tu trabajo y al sitio donde quieres trabajar

Obviamente cada agencia tiene sus intereses y procedimientos de selección. Pero hay cosas que son necesarias si lo que quieres es presentar tu trabajo de una manera limpia y diferenciadora, un portfolio bien trabajado es una de ellas.

Hay infinidad de maneras de presentar tus trabajos: puedes tener un documento pdf que ir actualizando, puedes plantearlo en forma de web o puedes llevar un blog.  Muchísima gente trabaja con plataformas online que permiten la presentación de proyectos, tales como Behance, Cargo, Domestika, Dribble; además la mayoría de ellas funcionan prácticamente como redes sociales. Puedes hacer cualquier cosa para presentar tu trabajo, pero esto es la jungla, estás muerto si no te diferencias de alguna manera.

Está claro que el contenido del portfolio (o sea, tu trabajo) se lleva el mayor porcentaje de mérito de la impresión que vas a dar. Es absolutamente necesario que tengas un buen trabajo para tener un buen portfolio.

En esta línea siempre recomendamos que la selección de trabajos esté muy cuidada y que presentes únicamente la crème de la crème. Es muy posible que te veas en la tentación de poner todas y cada una de las cosas que has hecho a lo largo de tu trayectoria; si esto te pasa, por favor, desiste. En estos lares, estamos seguros de que siempre va a ser mejor beber una copa de buen vino que tragarse decenas de cartones de vino de guiso.

Trucos para hacer tu portfolio de diseño gráfico

Independientemente del contenido del mismo, hay ciertos trucos que te ayudarán a tener un portfolio redondo. Ahí van algunos:

Limpieza ante todo

Es normal que, como diseñador gráfico, quieras que tu portfolio tenga una gran personalidad, marcada y reconocible. Si buscas esto, seguramente tenderás a utilizar algún color, alguna imagen o dibujo vectorial que marque de alguna forma una norma en el diseño de las páginas. Ok. Dependiendo de cómo se haga puede ser interesante, pero a la vez es muy probable que tiña demasiado el contenido.

Para hacer esto tienes que tener mucha intención y verlo muy claro. Ante la posibilidad de que tu portfolio no tenga el carisma suficiente, no recomendaríamos hacerlo. Es como hablar a voces, titubeando y en público.

Mola que lo ordenes

Como ya hemos dicho, no tienes que presentarlo todo. Debes seleccionar los trabajos con los que sientas mayor comodidad y que pienses que podrían encajar en el sitio donde estás aplicando.

Es posible que la naturaleza de cada proyecto sea distinta. Puede que seas una persona del renacimiento y hayas hecho proyectos fotográficos, diseños, ilustraciones y miles de cosas. Lo interesante no es tanto las herramientas que hayas utilizado como el concepto global del proyecto. Una vez dentro, podrás hablar lo que has aportado o tu valor en el mismo, pero siempre será mejor que no guíes lo que presentes por disciplinas.

No hace falta que seas grandilocuente, no hace falta que mientas

Poner un nivel de inglés mas alto al real parece que se ha convertido en un recurso clásico en la mayoría de CV. Lo mismo pasa en los portfolios, es muy común ver trabajos realizados para grandes marcas, realmente se nota bastante cuando el trabajo realizado es real o se trata de un proyecto ficticio propuesto en los años de formación.

Realmente no tiene por qué importar si es real o no, lo interesante es el contenido propuesto, el diseño, la fotografía o lo que sea que se esté contando. Muchas veces los proyectos más pequeños son conceptualmente más interesantes que trabajos realizados para marcas más conocidas y que, necesariamente, deben seguir unas guías de diseño y/o una creatividad previa.