Una etiqueta de vino puede que sea uno de los espacios más amables y amenos para el diseño. De hecho, el vino en sí, puede ser uno de los espacios más amables y amenos en general. Desde waka no recomendamos el uso excesivo y perjudicial del vino. Pero sí el uso, sobre todo si se trata de un buen vino.

El diseño de etiquetas de vino es un territorio muy creativo, ya que se presta a la inclusión de factores sinestésicos. Decidir cómo transmitir un sabor o matiz concreto, a través de elementos visuales o táctiles, es un verdadero reto creativo. Y de esto dependerá que un potencial comprador se identifique o no, y en consecuencia, compre o no.

Origen del diseño de las etiquetas de vino

Vamos a ver un poquito más sobre historia y evolución de este maravilloso mundo del etiquetado de vino.

El origen de las etiquetas de vino no está muy claro. Los primeros indicios que tenemos datan del año 1352 a.c. y se encontraron en el enterramiento de Tutankamon. En estas etiquetas se informa de la vendimia, la región de cultivo y enólogo. En el imperio Persa existía una verdadera cultura alrededor del vino, ellos también marcaban las botellas con la procedencia.

Obviamente, etiquetas han existido desde la antigüedad. Nacen para gestionar las relaciones comerciales. Los fenicios, griego y romanos, marcaban a tope los contenedores de sus productos.

Tras la invención de la imprenta se empiezan a desarrollar las etiquetas impresas. Pero será entre el siglo XVIII y XIX cuando comienza a ser etiquetado prácticamente cualquier producto. Y es que con la aparición de la litografía y la máquina de hacer papel, se juntaron el hambre con las ganas de comer. Etiquetas por doquier, y cómo no, también en los vinos.

Contenido de una etiqueta de vino

Tradicionalmente han existido varios tipos de etiquetas de vino, que se han usado en distintos lugares de la botella para incluir distintas informaciones. Los espacios de los que disponemos para realizar el diseño en las etiquetas de vino serán la etiqueta principal, la etiqueta inferior o marbete, la contraetiqueta, el collarín, el sello, la cápsula o la etiqueta de hierro.

elementos de packaging de vino

El formato cuadrado o rectangular de la etiqueta principal se debe a que con este formato era más fácil encajar toda la información necesaria. Y es que no es poca la información que debe aparecer en esta botella: el nombre del vino, la clasificación, embotellador, el año de la cosecha de la uva, el nombre de la región en la que se produce, la garantía de denominación de origen, la graduación alcohólica, capacidad de la botella, número de lote, presencia de alérgenos, etcétera.

Son muchos los espacios en los que tradicionalmente se ha planteado el diseño en las etiquetas de vino. El caso es que ciertas tradiciones están para romperlas, transgredirlas o incluso respetarlas, lo que quieras.

La idea tradicional de etiqueta como elemento que transmite información escrita puede ser considerada restrictiva. Más que un espacio informativo, se ha convertido en un elemento con el que transmitir ideas. Cosa que nos parece muy interesante.

Espacio para la comunicación y el disfrute

Como hemos anticipado, el diseño de etiquetas de vino que nos parece más interesante es el diseño en el que se transmiten ideas o valores del propio producto. Es obvio que un buen diseño tiene que estar respaldado por un buen producto. El diseño de la etiqueta no define un buen vino, pero lo aproxima.

Quien gusta del vino sabrá que existen infinidad de sabores y matices. El vino es tan versátil que describirlo a través del diseño de su etiqueta muchas veces se convierte en un juego.

El potencial comprador que se acerca a una estantería llena de botellas se encontrará completamente perdido de no tener un conocimiento previo. Aquí es donde actúa el diseño de las etiquetas de vino. De este modo, si conseguimos transmitir unos valores con los que se sienta identificado el comprador, y que le impresione, habremos ganado.

Ejemplos de diseño de etiquetas de vino

Vamos a ver algunos ejemplos de diseño de etiquetas de vinos que transgreden, a distintos niveles, la idea tradicional de etiqueta. Con esto, consiguen una comunicación diferente, que realmente destaca.

Del 2006 al 2016, los amigos de Senyor Estudi han diseñado unas etiquetas exquisitas para La Vinyeta. Se trata de un diseño de etiqueta en forma de zootropo, que habla del caracter joven y cambiante del vino, como si de una historia se tratase. Hay más diseños que los que aquí enseñamos, recomendamos encarecidamente que les echéis un ojo, porque la verdad es que merece la pena.

diseño de etiqueta de vino La Vinyeta

etiquetas de vino originales La Vinyeta

El diseño que hicieron Rita Rivotti para Lés a Lés es otro ejemplo que nos gusta mucho, donde se genera una transmisión de ideas a través de la gráfica en la etiqueta del vino. Lés a Lés en portugués significa «de un confín a otro». La idea de viaje está presente en estos vinos. Cada vino es un viaje y su etiqueta es un billete de ida.

ejemplo diseño de etiqueta de vino Les a Les

diseño packading vino Les a Les

Por último, tenemos un vino que se llama «Vendetta». El diseño de esta etiqueta se inspira en los ecos que trae esa palabra. Información impresa en cinta americana, a modo de mordaza.

etiquetas de vino originales Vendetta

ejemplo diseño de etiqueta de vino Vendetta

¿Estás buscando una agencia de branding que te ayude con el diseño de las etiquetas de tus vinos? ¿Te apetece transmitir ideas además de información? ¿Te atreves? Contacta con nosotros y te ayudaremos a darle forma a tu idea.

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Podemos ayudarte, somos especialistas en branding y diseño gráfico.
Mira nuestros precios y trabajos. Pídenos presupuesto sin compromiso.

Infórmate

You have Successfully Subscribed!