Insight es un vocablo de moda en el mundo del marketing y la publicidad, pero, ¿le damos realmente la importancia que merece? ¿Conoces el sentido del término en el ámbito corporativo?

Es una palabra que proviene del inglés. Utilizada originalmente en psicología, se traduce como «visión interna» o más genéricamente como «percepción» o «entendimiento». A través de él, un sujeto «comprende» y «percibe». Podríamos definirlo como «la capacidad a través de la cual tomamos consciencia de una situación y conectamos con ella para su comprensión».

Es un proceso que puede ocurrir de forma inesperada o tras un trabajo intenso. Nosotros, confiamos más en la segunda opción ;)

Si lo empapamos de factores empresariales, y más concretamente, de lo que nos afecta a los que trabajamos con marcas lo podríamos definir como «la forma correcta de entrar en la mente del consumidor». Vamos más allá. El insight está a tu lado y no te das cuenta; está cuando compras pan de molde, cuando te duchas con el gel de baño para pieles secas, cuando bebes ese refresco sin azúcar… Todas estas marcas comercializan productos tras haberse percatado de una necesidad en el mercado y de haber conectado con las emociones, pensamientos y sentimientos del consumidor. Ahí está el insight

El reto está en identificar necesidades que están en el interior de los clientes y que probablemente ni ellos conocen. Difícil, ¿verdad? Pues se lleva haciendo décadas y de forma muy exitosa. En definitiva, el insight es aquello que revela deseos o anhelos del público objetivo  que no nos habíamos parado a pensar.

Enfocarse hacia el consumidor es el primer paso hacia el éxito.

¿Cómo identificarlo?

Es un proceso que puede ocurrir de forma inesperada o tras un trabajo intenso. Nosotros, confiamos más en la segunda opción. En nuestro equipo creativo, el insight en sí es el resultado de un proceso de trabajo de conceptualización en el que contamos con varios perfiles profesionales. En waka, trabajamos bajo un proceso creativo en el que nos sumergimos de lleno en el entorno competitivo de cada cliente y proyecto. Reinterpretamos el brief del cliente y redefinimos su realidad. Básico: tener claros los objetivos de cada proyecto; pasando por un un análisis DAFO y una definición de los valores que queremos potenciar. Tras definir los buyers persona con sus correspondientes pain points llega el esperado momento: la formulación del insight.

Aquí es donde empieza la verdadera aventura. Toca descodificar la mente del consumidor:

  • Escucha, sé empático con el usuario final. Ponte en su piel y en su cabeza.
  • Observa los hábitos diarios -no solo los de consumo-.
  • No te limites a lo meramente observable.
  • Analiza los aspectos no tangibles que pueden generar oportunidades, como: deseos, necesidades, aspiraciones, etc
  • Busca conexiones entre marca y ser humano. ¿Existe una relación simbólica entre la marca y el consumidor?
  • Reestructura la información que has obtenido e intenta comprenderla.
  • Profundiza y confía en la intuición.

¿Por qué el insight es tan importante?

Las ventajas de identificar el insight para la publicidad y el marketing son infinitas y tu interés por él aumentará a medida que valores todo lo que puede hacer por tí, tus clientes y tu marca:

  • Con él llegas a lo más profundo de las ideas de los consumidores.
  • Es vital para el éxito de las campañas. Cuanto más significativo sea el insight identificado, más sabremos despertar el comportamiento de compra/uso en el consumidor.
  • Facilita la tarea para desarrollar la estrategia creativa.
  • Enfocamos las carencias, necesidades y deseos.
  • Habremos identificado gran parte de la conducta de compra.
  • En ocasiones, puede considerarse la base sobre la que lanzar nuevos productos y servicios.

Hay que entender el insight no como una solución sino como el push que nos lleva a ella.

¿Cómo formularlo?

Si identificar un insight es un trabajo sesudo que requiere una importante labor de investigación; formularlo y expresarlo en palabras, es aún más delicado. Una manera muy efectiva de hacerlo, es redactarlo en primera persona. Verbalizarlo tal y como si fuese una reflexión mental que esté haciendo el consumidor. Un posible ejemplo sería el siguiente: 

“Busco algo de decoración, pero siento que en todas las tiendas tienen los mismos diseños, industriales, repetitivos e iguales. Cuando voy a un sitio no veo diferencias, todo resulta artificial y con poca personalidad. Me gustaría tener algo diferente, especial; que me haga sentir que mi estilo es único, original y exprese mi individualidad ante conocidos y amigos”.

Insights en publicidad que han hecho historia

Dove, para mujeres reales

La marca de productos de belleza supuso un hito importante para la industria publicitaria. Supo identificar y romper barreras en cuanto a la comunicación hacia el público femenino. Se da poder al cuerpo real y amplía la definición de belleza, centrada hasta el momento en ideales icónicos. ¿Parece evidente o sencillo? Pues nadie lo había hecho hasta el momento. Identificar este insight publicitario supuso una revolución en el mercado y un nuevo camino para la marca.

Volskwagen Beetle, Think Small

Finales de la década de 1940. La marca alemana orienta su nueva campaña a dar valor a la comodidad de un coche pequeño, algo insospechado hasta el momento, en el que la mayoría de las campañas del sector automovilístico exaltaban las bondades de los vehículos grandes. Parece ser que había un sector de la población bastante amplio que no pensaba como tal. Su lanzamiento batió récord de ventas, convirtiéndose en todo un icono de la época.

ejemplo insight en publicidad

¿A qué esperas para coger una libreta en blanco y empezar a volcar tus esfuerzos en dar con un buen insight? ¡Manos a la obra!

Si necesitas más información sobre nuestro proceso de trabajo en el ámbito de la conceptualización y creación de identidades de marca o tienes un proyecto de branding interesante en mente, visita www.somoswaka.com y cuéntanoslo.