Diseñar un logo no es tan sencillo

Internet ofrece multitud de posibilidades para inspirarse. En diseño gráfico, como en cualquier disciplina en donde intervenga la expresión visual, la inspiración es muy importante. Desde hace algún tiempo existen en internet páginas específicas en donde se facilita esa inspiración. Sin ir más lejos, Pinterest se postula como el “catálogo global de ideas” en donde podemos encontrar multitud de ejemplos y propuestas para diseñar un logo.

Sin embargo, la inspiración se convierte a veces en plagio. Debido, en unos casos, a que la persona que va a diseñar un logo no tiene los conocimientos necesarios o le falta experiencia. Y en otros a que le falta vergúenza y le sobra cara… :) Para los primeros, vamos a daros 5 consejos que os ayuden a enfocar vuestras propuestas de diseño.

1 – Evita las tendencias

Cuando piensas en diseñar, lo normal es querer hacer algo que te guste, que te inspire. Siempre hay tendencias visuales para cualquier tipo de diseño: para la web, para folletos y para diseñar un logo, claro. Hay que tener cuidado de no dejarse llevar demasiado por nuestros gustos personales ni por las tendencias.

Si proponemos un logotipo que siga las tendencias visuales del momento, es posible que nos quede muy molón… pero tendrá una vida muy corta y la imagen que ofrecerá a la entidad que represente se verá obsoleta y poco original.

Los logotipos tipo lettering se convirtieron en lo más molón del momento, ahora parecen repetitivos y poco originales.

 

2 – Trabaja con concepto

Para diseñar un logo es bueno contar con un concepto. Tener concepto nos permitirá ofrecer una solución visual más original y específica, y no parecer un burdégano cuando se lo queramos explicar al cliente.

Que el logo se diseñe a partir de un concepto no quiere decir que todo el mundo deba entender o captar ese concepto una vez tengamos el logotipo diseñado. Trabajar con concepto se trata de contar con algo que nos inspire y que nos ayude a encontrar una propuesta de diseño para dotar de identidad visual a una marca.

Que el logo se diseñe a partir de un concepto no quiere decir que todo el mundo deba entender o captar ese concepto una vez tengamos el logotipo diseñado

Por ejemplo, para rediseñar el logotipo de Comercial de Laminados, una empresa de distribución de metal en España, en Waka trabajamos con el concepto de “peso”  por el metal, y tenía que ser una solución que modernizara el sector. La propuesta que finalmente salió elegida utilizó ese concepto de “peso”  para la selección de la tipografía, una tipo gruesa y “pesada”. El logotipo lleva un ángulo en la parte superior que representa el perfil de uno de los productos que ofrecen.

Todo esto no lo sabes cuando ves el logotipo y es imposible que lo averigües sin más. Pero nos ayudó a encontrar la propuesta que sí que transmite una imagen moderna y revitalizadora para la marca.

3 – Cuida la tipografía

La selección de la tipografía es muy importante. Dependerá mucho del concepto y de las ideas que queramos representar. Es muy habitual que los diseñadores con menos experiencia se dejen llevar por tipografías “fantasía” que son muy expresivas. Lo que puede ocurrir, es que esa expresión también le resulte atractiva a otro diseñador y que también la utilice para representar el logo de otra marca. Podría ocurrir que tu logo pierda originalidad al contar con la misma tipografía que otro.

4 – Cuidado con los colores

Debemos evitar que un color o una combinación de colores sean demasiado determinantes en la identidad de un logo. Debemos prevenir que el logotipo deba reconocerse en situaciones monocromas así como en blanco y negro.

Por otra parte, y pensando en los posibles usos del logotipo, es bueno diseñar con pocas tintas. Primero porque evitamos problemas de reproducción en imprenta con propuestas como degradados. Y también porque trabajar con pocas tintas puede abaratar los costes de reproducción editorial.

5 – Diseñar un logo para cualquier formato y dispositivo

Por último, en Waka aconsejamos contar con que el logotipo se deberá ver en cualquier formato y en cualquier dispositivo. Por ello es fundamental:

  • Diseñar el logotipo en formato vectorial
  • Asegurar el tamaño mínimo de lectura e identificación
  • Asegurar que se identifique sobre cualquier elemento visual (fotografía, colores ajenos a su propia identidad, etc)
  • Verificar que el color se ve igual o muy parecido tanto en pantalla como en papel o en otro tipo de soportes (paredes, lonas…)

Ya se están proponiendo usos “responsive” para los logotipos. En www.responsivelogos.co.uk podemos encontrar propuestas interesantes para responsivizar logotipos muy conocidos. Igual es buena idea contar con ello como un uso extra cuando diseñemos un logo ;)

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Podemos ayudarte, somos especialistas en branding y diseño gráfico.
Mira nuestros precios y trabajos. Pídenos presupuesto sin compromiso.

Infórmate

You have Successfully Subscribed!