ECS: desde el primer clic hasta meter los pies en el agua

Briefing del proyecto

La Escuela Cántabra de Surf, además de ser la primera escuela y tienda de surf en España, son un referente internacional.

Han pasado más de 30 años desde que empezaran anunciándose, con un cartel clavado junto a sus tablas, en la playa de Somo. Desde entonces han crecido en el retail con varias tiendas, y en el ámbito digital con una tienda online, un ERP, un sistema de reservas de alojamientos, etc.

Hoy en día, miles de personas al año les buscan para surcar olas. ECS nos propuso el reto de mejorar la experiencia digital de sus clientes, desde que muestren un mínimo interés en Google, hasta que se suban en una de sus tablas. Quieren seguir siendo los líderes de su sector.

Experiencia incluso fuera del agua

Su target principal no es solo un deportista. Es una persona inquieta que quiere vivir una aventura. Por eso, desde waka, les hemos quisimos diseñar una experiencia web inmersiva que acercarse a los usuarios que visitan la página al surf. Pero éste era un ejercicio de empatía complicado; no es fácil conseguir acercar el mar a un usuario que quizás está en Madrid, por ejemplo, andando entre los coches con el móvil en la mano.

Nuestra solución de diseño de interfaz ofrece al usuario una aventura más allá del surf, porque arranca mucho antes de subirse a la tabla. Ahora queremos estar en la cabeza de las personas, para que se decidan a romper con su rutina. Invitamos a viajar y a sentir.

Dado el atractivo visual de este deporte, utilizamos el vídeo como pilar de nuestro lenguaje. Pero más allá de la acción y del deporte, también queremos ofrecer ser parte de una comunidad, unir a personas que comparten valores como la ilusión, la diversión o el disfrute. Esta es nuestra tribu; y gracias a esta idea, elaboramos elementos gráficos propios de la cultura urbana: desde iconos para el skatepark, hasta grafitis móviles y de tamaños grotescos.

La imagen madura de una tribu

Gráficamente hemos elevado la imagen de jóvenes surferos de ECS hasta situarles donde se merecen: en la madurez de la experiencia. A través de una imagen más digital, más cuidada y limpia, buscamos reforzar lo que verdaderamente ofrecen: conocimiento, método y medios para que la gente disfrute.

Son los pioneros, los que saben, en los que podemos confiar para iniciarnos. Ahora los nuevos matices de diseño evocan a una escuela organizada. Ha llegado la hora de alejarnos de la locura y el desfase con el que empezaron. Han sentado la cabeza, son profesionales y eso se tiene que notar.

Una ola de información

Quizás el reto más complicado con ECS ha sido medir cuánto y dónde se presentaba el contenido textual de la escuela. Hemos trabajado el equilibrio entre lo racional y lo emocional; es muy fina la distancia entre una persona aburrida de leer, y otra insegura por la falta de información.

¿Te ayudamos?