Cosmetocrítico: experiencia de compra diferente para una marca inteligente

Nueva identidad corporativa estudio de diseño Flueed

Briefing del proyecto

Cosmetocrítico es la marca personal de Héctor Nuñez, farmacéutico y divulgador especializado en cosmética. Nacida en 2019 y tras un par de años de actividad en redes sociales, la marca había conseguido conectar con su público gracias al humor ácido de su creador y el buen tino de sus recomendaciones. La visión de Héctor para el proyecto pasaba por utilizar todo el conocimiento adquirido durante su carrera profesional, para crear un marca de cosmética basada en la honestidad, el rigor científico y la elaboración productos realmente eficaces.

Con las cosas muy claras Héctor acudió al estudio. Buscaba crear una tienda online diferente, creativa y en sintonía con la esencia de su marca

Definiendo la experiencia de usuario (UX)

Un proyecto digital se puede afrontar desde diferentes prismas en función de los objetivos del mismo. Existen interfaces cuya función es meramente informativa; otras donde se busca dar prioridad a la usabilidad; y otras donde lo que prima es la venta. En cualquier caso, pero especialmente en este último, una web es siempre una fantástica oportunidad para generar una experiencia de marca positiva y relevante para las personas que pasen por ella. Y eso es lo que se perseguía con este proyecto: hacer una tienda online que funcionase bien, pero que también construyera marca.

Por un lado, aun siendo la cosmética un sector con altos niveles de tendencia y gusto en términos visuales; prácticamente ninguna marca rompe actualmente con los estándares tradicionales de UX de cualquier tienda online (menús de navegación clásicos, fichas de producto estándar, mucha fotografía de producto y poca de personas, modelos idealizados en contextos inverosímiles, etc). Había pues, una oportunidad de sorprender y diferenciarse.

Por otro lado, el análisis de nuestros buyer persona, nos ayudó a identificar que los potenciales clientes de la marca son personas exigentes, tanto con la calidad del producto, como con la expectativas depositadas en las marcas que consumen. Con esto teníamos delimitado el terreno de juego sobre el que trabajar.

Concepto creativo

El diseño de la web se ha basado en la idea de generar una experiencia de “compra inteligente” para los clientes de Cosmetocrítico, para que éstos sientan que no están comprando un producto más de cosmética. Queremos generar una navegación en la que los usuarios, antes de iniciar el proceso de compra, se sumerjan en el universo de Héctor: en su filosofía, sus conocimientos, su enfoque diferencial, etc. Es decir, que primero se empapen de lo que defiende la marca, y luego decidan si comulgan con ello.

Para ello trabajamos con 4 conceptos clave: inteligencia, ruptura, confianza y opinión.

Un diseñ​o con actitud

Aun siendo una web cuyo su propósito principal es transaccional, buscamos generar una experiencia digital dinámica, entretenida y fresca a ojos del usuario. Planteamos un diseño juguetón y simpático, dando gran protagonismo a la tipografía VG5000 para potenciar el humor ácido de la marca. Así mismo, invitamos a la exploración constante intentando que en cada pantalla el usuario descubra algo nuevo.

Por otro lado, la disposición cajeada de los elementos dota al diseño de un aire de geométrico y moderno; ayuda a ordenar el contenido; y facilita la posible incorporación de contenidos a futuro. Este tipo de diseño posibilita que el uso de botones se limite casi exclusivamente a los CTAs transaccionales o formularios de contacto, haciendo que destaquen y anima a los usuarios a que sigan el proceso de compra.

Fotografías tan reales como la vida misma

Otra de las claves de esta web es la fotografía. Queríamos ofrecer una visión muy real del producto, ubicándolo en contextos cotidianos e íntimos; ofreciendo una perspectiva muy realista de los mismos al estilo de la fotografía de documentación social de Nan Goldin o Martin Parr.

De esta manera, el producto es concebido como un elemento más del día a día de las personas. No se trata de un hype, no hacemos un macro del producto, ni le damos el aura habitual del sector. Huimos también de los cuerpos y caras perfectas, trabajando con personas reales. Nuestro producto forma parte de una rutina básica. Es algo tan importante, fácil de usar y funciona tan bien como un tenedor o el rollo de papel higiénico.

¿Te ayudamos?