En este post deberíamos ver cuáles son las tendencias de diseño web más actuales. El problema es que seguramente ya hayan cambiado para cuando estés leyendo esto. Y es que esto de las tendencias en diseño es una montaña rusa.

Nuestro planeta gira a una velocidad que no alcanzamos siquiera a imaginar. El mundo evoluciona y cambia a cada instante. El ámbito visual no iba ser menos. Las tendencias van y vienen a un ritmo de vértigo.

Recuerdo como si fuera ayer cuando volvieron los pantalones de campana, ahora parece que son horribles… ¡¡Ah no!! ¡Qué han vuelto!

Tener actualizado el diseño de tu sitio web es mejor

Cuando el diseño de una web (o en general de cualquier elemento) se queda anticuado empieza a transmitir malas sensaciones en el público. Tienen que pasar muchos años para que vuelva a molar un diseño que se ha quedado obsoleto. Seguramente volverá a molar porque se verá como una reliquia, una curiosidad, algo que te retrotrae a otros tiempos… Pero desde luego no se ve como algo activo y funcional.

La web de tu empresa es tu tarjeta de presentación virtual, si quieres que tu presencia digital dé una buena sensación es necesario estar al día.

Esto no significa que cada temporada primavera/verano tengas que rediseñar tu web acorde con las últimas tendencias web. Pero sí es bueno tener siempre un ojo puesto en qué es lo último que se está haciendo, y mantener el suficiente espíritu crítico para replantear tu situación cuando sea oportuno.

Las tendencias de diseño web van y vienen

Te digan lo que te digan en el diseño gráfico no hay verdades absolutas. No olvidemos que el principio del diseño es conseguir la solución a un problema, y no existe una fórmula que valga para todos los problemas. Cuando consigas lo que te hace falta hoy, mañana aparecerán nuevas necesidades.

Existen muchas tendencias de diseño web que nacen como soluciones a los problemas que plantean las tecnologías o usos del momento, a la par que algunas se van quedando obsoletas por esa misma razón.

Estas tendencias pueden incluso cambiar nuestra vida, por ejemplo, hasta hace algunos años, la tendencia en diseño web era condensar toda la información en una sola pantalla. Pero de repente empezó a pegar muy fuerte el diseño de webs en las que veías más información haciendo scroll. Esto se debió en gran medida a la aparición de los dispositivos móviles con acceso a internet y pantalla táctil, desde entonces empujar con el dedo el contenido hacia arriba se ha convertido en uno de los gestos más repetidos en nuestro día a día.

Algunas tendencias son más circunstanciales que otras. En general lo más importante a la hora de mirar tendencias de diseño web es saber separar la paja del grano.

Cómo distinguir las tendencias interesantes de las superfluas

Bueno, esto es complicado. Es muy difícil que no influyan los gustos personales ni los intereses estéticos del momento.

Lo más importante a la hora de valorar un diseño es tener la mente fría. Intenta siempre pensar qué problema está resolviendo con ese diseño, ¿se ha creado para comunicar un evento? ¿o para descargarte los temarios de un curso? También es importante saber a qué público está dirigido, las características formales no será las mismas para un doctorado en historia de la ciencia que para un niño de seis años.

Si piensas que gracias al diseño el emisor consigue entregar su mensaje al público objetivo de manera exitosa, si también piensas que cumple bien su función, si piensas además que está adecuado a las corrientes estéticas de su momento y te parece que tiene feeling aunque no seas tú a quien vaya destinado. Entonces, ese es un buen diseño.

Muchas veces nos encontramos con propuestas llenas de artificios y experimentos, que nos molan muchísimo. Cuando miramos tendencias en diseño nos gustan los extremos, lo más alocado, tendemos a ver más interesante y divertido lo más extraño, lo que va más allá. Sin embargo, este tipo de diseño experimental, pocas veces es el que cumple mejor su función. ¿Dónde ponemos la vara de medir? ¿en lo que nos gusta o en lo que cumple bien su cometido? Difícil.

No hace falta aclarar que siempre intentamos estar al día y seguir las tendencias de diseño. La experimentación gráfica es clave, básica y necesaria, las tendencias surgidas de esta experimentación son la sal de la vida y encontrarle un uso que saque todo su potencial ya es el culmen. Faltaría más.

Hasta qué punto está bien usar las tendencias de diseño web

Para resolver esto, quizá haya que valorar la vida útil de las cosas. Lo que ahora es un experimento, el año que viene será algo consolidado, y el año siguiente estará anticuado.

Por tanto, lo primero que hay que plantear es ¿cuánto tiempo debería estar vigente el diseño? ¿Se trata del diseño de una web para un festival de música que va a cambiar completamente en su próxima edición?, o por el contrario ¿será un directorio donde se van a poder subir y descargar todos los reportes anuales de una empresa? En el primer caso, el diseño debería estar completamente influenciado por las tendencias web del momento. En el segundo caso, el diseño debería ser completamente funcional y con la neutralidad suficiente para perdurar y que siga funcionando cuando una arqueóloga lo descubra dentro de 2.000 años.

Volver al glosario
Agencia de Branding

Somos una agencia de branding. Todos nuestros proyectos tienen algo en común: la creatividad y la estrategia. Contáctanos si tienes un proyecto o si te gustaría saber más sobre nuestro método de trabajo.

Conócenos