¿Alguna vez te has planteado qué es lo que te convierte en diferente a la competencia? ¿Sabes cuál es el atributo principal asociado a tu negocio?

Tanto si estás inmerso en el proceso de rebranding de tu marca o empresa, como si estás desarrollando la identidad de un nuevo proyecto este artículo te va a resultar muy interesante. La definición de la misión y visión, es el pilar básico de la dirección estratégica.

Algo tan sencillo como sentarte a reflexionar sobre quién es tu empresa y cómo te gustaría ser, puede resultar de gran ayuda a la hora de definir los objetivos y acciones comerciales.

Pensar sobre la misión y la visión de tu proyecto no es solo para grandes empresas. El trabajo de crear una identidad corporativa de forma cuidada y con mimo, se transmite posteriormente en nuestro trabajo diario. Asentar nuestras cualidades y formas de comunicar se traduce en un trato de calidad y, en definitiva, en clientes satisfechos. Por muy pequeño que sea tu negocio o tu marca,  te recomendamos que incluyas si o si, el desarrollo de la misión y visión en el plan estratégico. ¡Vamos allá!

¿Por qué es importante la misión y visión?

  • Nos ayuda a pensar en las necesidades de nuestros clientes.
  • Es fundamental para la toma de decisiones.
  • Define el tono y estilo de nuestras creatividades y/o comunicaciones diarias.
  • El compromiso con ambas ayuda a definir los valores de nuestro proyecto.
  • Motivan la lealtad de los clientes.

Dar valor a trabajar el branding es uno de los activos más importantes porque aporta diferenciación en un entorno competitivo cada vez más complejo

¿Qué es la misión?

La misión de una empresa responde a la pregunta ¿por qué existe nuestra empresa? Saber cuál es la voluntad e intención de nuestro proyecto es fundamental. Es muy importante que la misión sea siempre realista, dependiendo tanto de los recursos como del entorno en el que desempeñemos nuestra actividad. Básicamente, incluye una descripción general de proyecto, su ocupación en el mercado, objetivos y finalidad.

En esta fase de trabajo conceptual es importante y enriquecedor hacer referencia a nuestro publico objetivo.

  • Cuestiones clave:
    • ¿A qué nos dedicamos?
    • ¿Quienes somos?
    • ¿Por qué existe nuestra empresa?
    • ¿Cual es nuestro objetivo?
    • ¿Qué atributos nos distingue de nuestros competidores?
    • ¿Para quién trabajamos?
    • ¿En que ámbito geográfico operamos?

Un ejemplo familiar para todos es Google. Su misión es clara: organizar fácilmente la información mundial para que resulte útil y accesible.

En nuestro caso, la definición de nuestra misión es un poco más extensa: ofrecemos soluciones creativas y eficaces de diseño, publicidad y marketing, acercando las posibilidades que ofrecen este tipo de servicios a empresas de cualquier tamaño. Canalizamos la experiencia e ilusión de profesionales del ámbito de la comunicación, para enriquecer proyectos internos y externos.

¿Qué es la visión?

Por otro lado, la visión de la empresa viene a referirse a la proyección de la empresa a largo plazo: ¿dónde nos vemos en el futuro? Es una expectativa de lo que esperamos de nuestro trabajo; con el objetivo de guiar y promover la energía hacia nuestra meta con el trabajo diario. Ha de ser deseable y motivadora.

  • Cuestiones clave:
    • ¿Dónde nos vemos en el futuro?
    • ¿Dónde quiero estar en el futuro?
    • ¿Qué actividades desarrollaremos en el futuro?
    • ¿Hacia dónde nos gustaría enfocar nuestros esfuerzos?
    • ¿Cuál es la imagen deseada de nuestro proyecto?
    • ¿Cual es nuestro objetivo?
    • ¿A quién quiero dirigirme?
    • ¿Ampliaré mi ámbito geográfico?

Siguiendo el mismo ejemplo anterior, la visión de Google seria: ser el motor de búsqueda con más prestigio del mundo.

Para waka, nuestra visión la hemos definido de la siguiente manera: liderar una comunidad profesional moderna y actual. Ofrecer soluciones creativas y que marquen tendencia. Ser una organización que atraiga talento humano por la calidad de sus condiciones laborales y la ilusión de participar en nuestros proyectos y metodologías de trabajo.

¿Y después?

El desarrollo de la misión y visión nos va a llevar a una siguiente fase: definir nuestros valores. Las marcas que tenemos como referencia en nuestro top of mind se esmeran en crear experiencias para todos sus públicos. Para ello es fundamental, no solo invertir en diseño corporativo, sino en combinar estos elementos con la emoción. En definitiva, con una correcta definición de los valores, crearemos una identidad potente que nos ayudará a crear adeptos a nuestra marca y no, únicamente, a la comercialización de un producto o servicio.

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Podemos ayudarte, somos especialistas en branding y diseño gráfico.
Mira nuestros precios y trabajos. Pídenos presupuesto sin compromiso.

Infórmate

You have Successfully Subscribed!