A la hora de editar vídeos y trabajar con efectos una de las decisiones más importantes que tenemos que hacer es qué ordenador para edición de video compramos.

El ordenador, desde el punto de vista de la inversión, debe de ser la herramienta a la que dediquemos más recursos.

Al fin y al cabo, el equipo de cámara, luces, etc… siempre se puede alquilar, pero el pc es la herramienta con la que vas a trabajar todos los días y la que va a determinar lo rápido o lento que acabemos nuestro trabajo, lo que influirá también en la rentabilidad de tu tiempo.

Acotando las opciones

Como sabemos, hay muchas opciones en el mercado para hacerte con tu máquina: Mac, PC Workstation o configurar tu propio PC, son las opciones que debemos barajar.

Actualmente, tras unos años de cierto abandono del mercado profesional, Mac parece que se ha empezado a poner las pilas de nuevo a raíz de la salida del iMac Pro y con la promesa del nuevo Mac Pro modular, que promete ser un avance respecto al anterior modelo, que dejó más sombras que luces.

De todas maneras este artículo no pretende ser una muesca más en la eterna polémica Mac-Pc. Contando con que los Mac son equipos magníficos, seguramente con el mejor SO que hay en el mercado, y con una fantástica optimización entre hardware y software, nos vamos a centrar en los PC, sobre todo por la relación potencia-precio que a día de hoy se puede obtener con ellos, muy superior a las de las máquinas de Cupertino.

Para hacernos con nuestro PC Workstation tenemos varias opciones. Podemos recurrir a marcas como Dell, HP, o Lenovo, por citar algunos ejemplos de marcas que han desarrollado workstations de muy buena calidad; o recurrir a empresas especializadas en construir PCs específicamente para profesionales, como pueden ser Mountain o Mantis.

Otra opción es configurarte tu propio PC, en páginas como PC Componentes, Coolmood, etc… No creemos que exista un camino correcto a seguir a la hora de elegir nuestra opción. Dependerá (a parte del presupuesto que tengamos) de las filias y las fobias que acarreemos, por un lado, y también de los conocimientos de informática que tenga cada cual.

Si no tienes ni idea de cómo se configura el ordenador adecuado para tus necesidades, y tampoco tienes tiempo ni ganas de aprender, la mejor opción sería recurrir a las workstations ya diseñadas, donde podrás conseguir tu PC listo para rendir al máximo sin tener que pensar demasiado. Eso sí, normalmente el precio en estos casos será un poco mayor que si te configuras tu propio ordenador.

Configurar tu propio ordenador para edición de vídeo

Si optas por esto último y no tienes conocimientos de informática, hay muchos lugares en la red dónde puedes aprender todo lo que necesitas saber.

Un ejemplo, la web de Puget Systems. Es una web americana que se dedica a la configuración y testeo de equipos para todo tipo de trabajos, desde audiovisuales a computación científica. Venden sólo en América, pero en ella puedes ver cuál es su configuración recomendada para Premiere, o After Effects, Davinci, Maya… En este enlace puedes ver un ejemplo de cuáles serían los mejores componentes para trabajar con Adobe Premiere. Puedes elegir además entre varios procesadores, ram, gráficas, dependiendo siempre de tu presupuesto.

Si decidieras usar esta web como guía, lo que tendrías que hacer sería comprar los componentes que figuran en la web por separado y luego armarlo tú (en el caso de que tengas los conocimientos para ello), o contratar a un técnico que lo haga.

En páginas como PC Componentes tienes también la posibilidad de elegir las piezas y si quieres ellos se encargan de armarte el PC.

Puedes aprender también mucho de profesionales que cuelgan sus tutoriales en youtube, como Tom Antos:

 

O Phillip Bloom, sólo por citar a dos de ellos. Internet está lleno de tutoriales sobre cómo construir un ordenador para edición de video como estos y páginas donde puedes conseguir la información que necesitas. Eso sí, tienes que dedicarle algún tiempo.

Nuestra configuración

Nosotros optamos por la opción de construir nuestro propio ordenador para edición de video 4k. Orientado sobre todo a Premiere y After Effects, pero también hacia la corrección de color en Resolve. Y estos son los componentes que escogimos:

  • Procesador: Intel Core i9-7900X 3.3Ghz BOX
  • Placa Base: MSI X299 SLI Plus
  • RAM: G.Skill Trident Z RGB DDR4 3200 PC4-25600 32GB 4x8GB CL16 (En breve aumentaremos a 64Gb, mucho mejor para aplicaciones como after effects)
  • Disco 1: Samsung 960 EVO NVMe M.2 SSD PCI-e 500Gb (para SO y apliaciones)
  • Disco 2: Samsung 960 EVO NVMe M.2 SSD PCI-e 500Gb (para caché)
  • Disco 3: WD Blue 4TB 5400rpm 3.5″ SATA3 (para almacenamiento de datos)
  • Tarjeta gráfica: Gigabyte Aorus Geforce GTX 1080 Ti 11GB DDR5X (Una quadro potente siempre sería mejor, pero aquí entran también los temas presupuestarios. Con todo, la GTX 1080TI es una muy buena gráfica sobre todo pensando en Resolve).
  • Fuente de alimentación: Thermaltake Toughpower Grand RGB 750W 80 Plus Gold Modular
  • Sistema de refrigeración: NZXT Kraken X52 (de refrigeración líquida, siempre mejor, sobre todo para un procesador como el i9-7900X, que es muy potente pero que se calienta bastante)
  • Torre: NZXT H700I Mate Torre ATX Negra

Con este sistema, hasta ahora estamos muy contentos. Muy potente, con capacidad para reproducir, en Resolve con total fluidez, hasta 4 vídeos con resolución 4k en pantalla partida con corrección de color incluida. Y unas velocidades de render estupendas, cubre muy bien nuestras necesidades.