¡Hola mundo! Soy Gonzalo, nuevo diseñador en Waka, y me lanzo sin flotador a la escritura. ¡Ahí va el primer post!

Comodidades de la era digital

Es innegable que, desde hace unas décadas, vemos gran parte de la realidad que vivimos a través de una pantalla. El color de lo que observamos es, en bastantes ocasiones, una combinación RGB.

Con el auge de la movilidad digital, es común quien muestra más preocupación por sus relaciones sociales en las redes que en la realidad tangible. Un ejemplo muy bonito es el de las personas que se preocupan antes por subir una foto del plato se van a comer, que porque se les enfríe.

Manteniendo el hilo culinario, es muy común el uso de ciertas páginas web o Apps que te permiten pedir comida a domicilio con muy pocos clics. Crece así la comodidad (que no calidad de vida) en los ámbitos más básicos y primarios.

Todo esto conlleva una inevitable devaluación de los procedimientos que requieran una elaboración física, sobre todo si es lenta y/o monótona.

Ilustración

Su reflejo en el arte contemporáneo

Actualmente, las prácticas artísticas contemporáneas evolucionan en infinidad de direcciones, y entre ellas está la propiciada por este caldo de cultivo. Existe una gran oleada de nuevos artistas, y no tan nuevos (incluso leyendas vivas), trabajando en este sentido.

Así como antaño un pintor trabajaba a conciencia sus composiciones, o realizaba labores propias de alquimistas con sus pigmentos y aglutinantes; hoy, con un discurso más o menos contemporáneo, muchos artistas trabajan el diseño de páginas web como arte, mediante el desarrollo front/back end de webs, Apps, plugins, extensiones… Esto también conlleva una accesibilidad prácticamente ilimitada a la obra de arte, la democratización de su acceso.

Un ejemplo del arte en el diseño web

Una obra para ilustrar todo esto, sería, por ejemplo la web Abstract Browsing, del artista Rafaël Rozendaal. Se trata de una extensión de Chrome disponible gratis.

Imagen 1

Sólo hay que pulsar “Añadir a Chrome” y se instala a la derecha de la barra de direcciones, se activa y desactiva simplemente clicando.

 

Imagen 2

Su función es la de convertir todos los elementos visibles de cualquier web en rectángulos de colores planos, dando como resultado coloridas abstracciones geométricas; una forma de creatividad plástica muy pertinente y actual.

Por cierto, si alguien piensa que una web no podría funcionar en el mercado del arte, queda decir que, además de la existencia de innumerables ferias y eventos donde encontramos arte puramente digital, un punto de inflexión ha sido la creación, por parte del arriba mencionado Rafaël Rozendaal, de un contrato/certificado de autenticidad que puede ser usado por cualquiera que quiera “comprar o vender una obra-de-arte-en-un-dominio”.

Como diría el gran Jorge Ilegal “tiempos nuevos, tiempos salvajes…”.

91 172 7204