Uno de los aspectos que más frecuentemente se suelen desatender a la hora de montar una tienda online hace referencia a todo lo que tiene que ver con los requisitos legales necesarios para poder prestar servicio con suficientes garantías jurídicas tanto de cara a los clientes, cómo para evitar posibles sanciones por parte de la administración.

Para ello, en el siguiente artículo, vamos a daros algunas pauta legales generales que todo proyecto online debería tener en cuenta a la hora de lanzarse a vender por internet.

¿Qué se debe tener en cuenta inicialmente para crear una empresa online en España?

Con carácter previo, obviamente, el prestador del servicio que quiera hacerlo en España, deberá cumplir con las exigencias legales correspondientes, sin perjuicio de las obligaciones, tanto fiscales como de otras índoles que surjan con motivo del desarrollo de su actividad. Entre otras cosas, deberá estar dado de alta como Trabajador Autónomo o tener constituida una sociedad, declarar IVA, alta en Impuesto de Actividades Económicas (IAE), Impuesto de Sociedades (sólo en caso de sociedades) …

La prestación de este tipo de servicios no está en principio sujeta a autorización previa y la misma se realizará en régimen de libre prestación de servicios, sin que puedan establecerse restricciones en cuanto al contenido de los productos o servicios a ofrecer, a excepción de aquéllas que pudieren afectar a los derechos de intimidad personal y familiar, a la protección de datos personales, a la libertad de expresión o a la libertad de información, de conformidad con lo dispuesto en el art. 8 LSSI, puesto que, de no cumplirse con estas premisas, el prestatario se arriesgaría a que pudiera verse sancionado, condenado u obligado a cerrar o interrumpir el servicio prestado por los órganos competentes encargados de garantizar que se cumplen con las normas y obligaciones establecidas.

Para ello, es fundamental contar con el asesoramiento de profesionales jurídicos que les ofrezcan la asesoría o la cobertura necesaria a fin de evitar problemas innecesarios.

PRINCIPALES OBLIGACIONES RELATIVAS A LAS VENTAS O CONTRATACIONES ONLINE

En líneas generales, el prestador de los servicios estará obligado a ofrecer a sus destinatarios, de forma clara, precisa, permanente y gratuita:

  • Información general acerca de los medios electrónicos necesarios para el acceso de éstos al producto o servicio prestado.
  • Acceso a los datos que permitan su identificación (como su inscripción en el Registro Mercantil u otros registros, a los solos efectos de su publicidad; así como de su nombre o denominación social, domicilio o dirección de residencia y correo electrónico).
  • Dotar a sus usuarios de las herramientas necesarias que les permita tener una comunicación fácil y directa con el prestador.
  • En el caso de que se ejerciera una actividad derivada de una actividad regulada, deberán identificarse por medio de su titulación, número de colegiado y Colegio profesional al que corresponden.
  • Otra de las informaciones que deberá estar incluida y absolutamente clara, visible e identificable, será la de los precios de sus productos o servicios, indicando si los mismos incluyen impuestos aplicables, los gastos de envío o cualesquiera otros costes que correspondieran.
  • Formas de pago y modalidades de entrega o ejecución.
  • Posibilidad de renuncia o desestimiento con un plazo mínimo de 14 días hábiles desde la entrega, debiendo informarse del procedimiento y condiciones aplicables.
  • Disponibilidad de documento contractual (obligatorio en caso de que se produzca contratación electrónica efectiva) que incluya información relativa a los procedimientos previstos en caso de resolución de conflictos, y si el mismo esta adherido a algún código de conducta.
  • Tras la realización de un pedido o contratación, el comerciante está obligado a confirmar la recepción de la aceptación/formalización del contrato al consumidor, por alguno de los siguientes medios:
    • Confirmación por medio equivalente al utilizado en el proceso de contratación de la aceptación recibida en el mismo momento de la finalización de la misma. Esta confirmación ha de ser archivable por el consumidor o facilitarse un medio de acceso a la misma.
    • Acuse de recibo por medio de correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente en el plazo máximo de 24 horas posteriores al pedido.

OBLIGACIONES DERIVADAS DE LA LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS

Como el resto de actividades comerciales, el comercio electrónico entra dentro del ámbito de aplicación de Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), por lo que cualquier que vaya a desempeñar una actividad de venta online deberá cumplir las obligaciones y poner en práctica las medidas establecidas por esta normativa.

A modo de resumen, los principales puntos de la Ley que se deben atender, son:

  • Facilitar al consumidor información relativa a los tratamientos de datos personales previstos; la finalidad de dichos tratamientos; si los datos van a ser cedidos a terceros o transferidos a otros países; la identificación del responsable del fichero; y los medios puestos a disposición para el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.
  • Implantar en todas las bases de datos y sistemas de información las medidas de seguridad de carácter jurídico, técnico y organizativo necesarias exigidas por la normativa, y que variarán en función de la sensibilidad de los datos recogidos
  • Siempre que en nuestra página web recojamos datos personales, se debe proceder a notificar todos estos ficheros que contienen datos personales a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), obligación que debe realizarse previamente al inicio de las tareas de tratamiento de los datos.
  • En el caso de que se estén utilizando cookies, para poder utilizar este tipo de ficheros, se deberá facilitar al usuario una aviso claro y completo de las cookies que se utilizan en el sitio web, así como se deberá obtener el consentimiento expreso del usuario para dicha utilización, al considerar que las cookies obtienen datos de carácter personal.

Esto son sólo breves indicaciones generalistas para beginners. Si crees que por la tipología de tu proyecto necesitas algo más de información detallada, te aconsejamos que pidas ayuda a algún profesional experto en la materia. Nosotros, habitualmente contamos con nuestros amigos Funkiuris para ofrecer un servicio de asesoramiento legal complementario para aquellos proyectos online que nos lo solicitan.

91 172 7204