Es curioso como el mundo de los videojuegos se considera un simple pasatiempo frente a disciplinas como el cine y la música. Incluso cuando actualmente su industria factura casi tanto como la de la primera y supera ya a la segunda. Es curioso que si dedicas horas a escuchar todo tipo de música, o si te ves todas las películas de la cartelera (buenas y malas) todo el mundo te considera un “tipo culto y refinado”. Sin embargo, con el mundo de los videojuegos o pierdes el tiempo, o no tienes amigos, o eres un “friki”. Seguramente, a los cinéfilos de principios del s.XX también los tildarían de “tipos raros” ¡qué curioso!

El caso es que, por si esto de los videojuegos va a más y llega a considerarse culturilla, voy a intentar que vosotros, wakas, no seáis unos incultos.

Los videojuegos abarcan múltiples géneros, como en el cine y la música. Últimamente y gracias a la mejora de los equipos informáticos semiprofesionales y a la facilidad que nos da internet para compartir nuestras creaciones (y las de los demás), están surgiendo pequeños estudios creadores de videojuegos que van más allá de la búsqueda de beneficio. Buscan crear algo diferente, sorprendente e innovador. Así está naciendo el género Independiente en este mundillo.

Pantalla de inicio de LIMBO   gameplay LIMBO

Playdead es una de esas factorias. Y Limbo es una de esas creaciones. Es un juego oscuro, tenso. En principio el típico juego de plataformas, pero que incluye la luz y la estética en el propio acto de jugar con un diseño elegante y tenebroso. No es especialmente largo, pero el tiempo que le dedicas sin duda resulta entretenido… y bello.

gameplay LIMBO

Gameplay LIMBO

Juegos como este le dan un nuevo valor artístico al mundo del videojuego. Probadlo, no os defraudará.

91 172 7204