Queridos amigos y amigas de la descarga fácil, después de la desgraciada actuación del FBI contra nuestro gran proveedor de descarga directa, el simpático y voluminoso Kim Dotcom, muchos de nosotros nos quedamos totalmente desorientados, no sabíamos que hacer, una inmensa desazón nos embriagó…¿Cómo bajar fácilmente esa antigua película sueca?¿Y como descargar ese raro disco de Alfonso Santisteban? ¿Cómo veo el último capítulo de mi serie favorita?

Pero, como todo lo que ocurre por Internet, el vacío duró poco y el “viejo” mundo de la descarga peer-to-peer volvió a nuestras vidas, más fuerte y con más usuarios que nunca, y a la cabeza del p2p estaba BitTorrent. Para los que no sepáis lo que es el protocolo BitTorrent, la wikipedia os lo explica aquí.

Así que cuando nos piquen las ganas de descargar ya no buscaremos los famosos y la mayoría difuntos enlaces de descarga directa (Megaupload, Rapidshare, Mediafire…) sino  que iremos a por “.torrents”, que son documentos que contienen información acerca de la localización de las distintas partes de un archivo.

Están gestionados por programas como BitTorrent(si, se llaman igual) para los amantes del PC o µTorrent para los amigos de la manzanita. Así que podemos visitar selectos blogs como Sex and the bici donde se nos aconsejará sobre películas, documentales o discos recopilatorios. También podemos pasar por un buscador de enlaces como thepiratebay , donde al teclear el título de una película o un disco nos aparecerá una lista con todos los archivos relacionados que tengan un .torrent asociado. Elegimos el que más calidad parezca tener y más gente esté compartiendo (seederss y leechers) y lo descargamos. Pesa muy poco y nos llega instantáneamente. A partir de ahí comienza la comunión, nosotros descargamos a nuestro ordenador y a la vez lo vamos compartiendo con todos los demás.

91 172 7204