Como a todos los canadienses, la cara de locos les viene de serie. Y según mi experiencia vital, la gente con cara de loca suele estarlo. Lo bueno de los locos es que son imprevisibles y a veces se les ocurren cosas absurdas la mar de creativas. Para muestra, un botón (seguro que estos tipos se llevarían bien con Oxi):

La canción es del grupo con el nombre más feo del mundo: Hollerado (si han llamado así a su banda, ¿que no harán con sus hijos?); y el vídeo es de la agencia estadounidense Radical Media. Una de las agencias/productoras más innovadoras en la actualidad (le pegan duro a eso que está tan de moda, llamado “transmedia”).

91 172 7204