RED BULL sigue con su política de ayudar y estar en todos los “fregaos” de deportes extremos. Eso es bueno. Bien por ellos. Una marca coherente.

Han juntado a los mejores snowboarders del mundo y los han llevado por los rincones más increíbles para hacer lo que mejor saben. Montañas vírgenes, sitios maravillosos y todo grabado desde el valiente helicóptero de la marca. A veces es más espectacular que ninguno.

Utiliza todo tipo de nuevas técnicas de grabación en vídeo: cámara de grabación ultralentas, superHD, go-pros en las tablas, etc… con unos momentazos de cine. Pero es horrible ir viendo minuto a minuto que tanta producción, pasta y ganas hayan quedado en un despropósito total. La falta de ritmo en el documental, de previsión de montaje o de guión, hacen de este compendio de imágenes maravillosas un soporífero cócktel para la siesta perfecta.

Pero lo que es verdad, es que el traíler es perfecto. Así que tristes por el resultado final, insistimos en estas imágenes que nos vendieron tan bien la llegada del “Arte de Volar”.

Incluso en la peli, puedes ver que estos niñatos están mejor callados y quietos en cuanto se bajan de la tabla. Una lástima. Aún así os dejo sus referencias.

91 172 7204